sábado, 20 de octubre de 2012

CUADRITOS INFANTILES

Los diseños infantiles, deben ser variados y espontáneos para evitar caer en el aburrimiento, recordaremos que en nuestros tiempos de infantes, no había tanta tecnología y nos ingeniábamos para lograr tener bien presentable nuestros cuadernos en “limpio”; actualmente aunque pensaras que es más fácil, contrariamente no sucede así, el mundo en que el que viven nuestros niños es cada día más competitivo; por suerte al ser más accesible y globalizado, podemos acceder con facilidad a información, diseños, e ideas creativos, que nos aportan una vision realista del mundo en el que viven nuestros pequeños engreídos. Como buenos padres que intentamos ser, te dejo inexperto papá; unos diseños nuevos, que a mí me gustan bastante, porque se me hace muy fácil emplearlos a modo de “post it” infantiles, puedes digitar en ellos pequeñas adivinanzas, refranes,  ideas principales, en fin lo que necesites; luego las recortas y las pegas en algún lugar dentro del trabajo monográfico de tu niño, y realmente puedes sentir que completaste “ese algo” que le hacía falta a la tarea para sentirte satisfecho. O sin recortarlas en una hoja de Word, gíralas para que parezcan que han sido colocadas al azar, a mi me gusta cómo van, puedes poner varias en una hoja para el periódico mural, o en una aburrida hoja llena de texto o ejercicios matemáticos; darle un espacio, para resaltar el tema principal, o una observación personal del texto. Tengo la certeza que se te ocurrirá como utilizarlos, si te gusto este post, déjame un mensaje o escríbeme tus sugerencias a mi correo bordes001@gmail.com.






No sé a quién se le ocurrió que como los niños son “chiquitos”, sus ideas –y su potencial también lo son. Quizá porque su ropa es pequeña, comen poquito y tienen unas manitas diminutas, alguien dedujo que no pueden pensar ni hacer nada en grande.


Glenn Doman (2001) dice que el cerebro crece con el uso, y que la función que le demos desde la infancia temprana, determinará en gran manera su estructura. Pruebas científicas han demostrado que, efectivamente, ciertas partes en la corteza cerebral aumentan de tamaño físico conforme más se ejecutan las funciones de las que son responsables. (Ratey, 2002) En pocas palabras, un ambiente enriquecido creará la estructura cerebral para responder e interactuar con dicho ambiente.


Otra manera de desarrollar la inteligencia de nuestros niños es a través del lenguaje. Se ha comprobado que los niños cuyo léxico es más completo, aprenden a leer y comprenden mejor su lectura que aquellos con un vocabulario más reducido (Pappano, 2008) Este enriquecimiento dellenguaje debe presentarse desde el preescolar, incluso desde los primeros años de vida. Sin embargo, un porcentaje importante de padres y maestros tienden a “sobresimplificar” sus interacciones orales con los niños, nuevamente quizá porque predomina la idea de que como son “chiquitos”, entienden “poquito”. Pero si bien es cierto que un niño no comprenderá el significado de la palabra “ataraxia”, la primera vez que la escuche, si se le expone a ella con frecuencia y en una diversidad de situaciones, muy pronto pasará a formar parte de su repertorio léxico ocupando su lugar junto a otros conceptos como felicidad, pelota, galleta, tigre, tristeza o compartir. Por cierto, para los adultos que tampoco sabían el significado de la palabra ataraxia, ésta se refiere a la

tranquilidad máxima del alma. Ahora utilízala unas 13 o 15 veces y la harás tuya (la palabraconcepto, por supuesto. La ataraxia en sí nos costará un poco más de esfuerzo, sobre todo en esta época de crisis).

Aquí hay una serie de consejos para favorecer el desarrollo cerebral óptimo en nuestros hijos:


--‐ Así como eres cuidadosa para elegir los mejores alimentos para tu hijo, procurando no sólo que sean nutritivos sino además preparados con atractivo visual y gustativo, fíjate también en la calidad, cantidad y presentación de los estímulos intelectuales que recibe. Se trata de nutrir su cerebro. Pregúntate todos los días: ¿Cómo voy a alimentar hoy el cerebro de mi niño? Preséntale experiencias ricas y variadas, así como información organizada y pertinente.



--‐ Dale amplias oportunidades a tu hijo para el desarrollo neuromotor. La actividad física tiene repercusiones positivas no sólo en el cuerpo, sino también en el cerebro, específicamente en las áreas que se encargan de integrar (procesar) la información recibida del medio.


 

Además, se logra una mejor oxigenación, que favorece no sólo al cerebro sino al resto del organismo.
 

--‐ Habla, habla, habla. No dejes de hablar, todo el tiempo, con tu hijo, por muy pequeño que sea. Utiliza un vocabulario extenso y estimulante. Si hablas otro idioma, úsalo también con tu hijo. Lee con él todos los días, una gran variedad de textos: poemas, cuentos, pero también noticas del diario, instructivos y recetas de cocina. Y si eres intrépida y tienes un poco de tiempo, enséñale a leer desde pequeñito. No le hará daño, al contrario, le abrirá las puertas del conocimiento. Puedes usar el libro “Cómo enseñar a leer a tu bebé” de Glenn Doman, como manual de cabecera o como inspiración.




--‐ Cree en tu hijo. Nunca permitas que nadie te haga dudar de su propia valía y capacidad.



Las expectativas que tengas sobre su potencial serán determinantes para su desarrollo.




Escúchalo, aún cuando todavía no sepa hablar, o cuando hable tanto que te maree. Por que recuerda, los pequeños logros y las grandes hazañas, todos surgieron alguna vez de una idea, y las cabezas pequeñas tienen grandes ideas.


Te dejo una lectura, espero que la aprecies






Eres una maravilla

Cada segundo que vivimos es un momento nuevo y único del universo, un momento que jamás volverá... Y ¿qué es lo que enseñamos a nuestros hijos?



Pues, les enseñamos que dos y dos son cuatro, que París es la capital de Francia.



¿Cuándo les enseñaremos, además, lo que son?



A cada uno de ellos deberíamos decirle: ¿Sabes lo que eres? Eres una maravilla. Eres único. Nunca antes ha habido ningún otro niño como tú. Con tus piernas, con tus brazos, con la habilidad de tus dedos, con tu manera de moverte.



Quizá llegues a ser un Shakespeare, un Miguel Ángel, un Beethoven. Tienes todas las capacidades. Sí, eres una maravilla. Y cuando crezcas, ¿serás capaz de hacer daño a otro que sea, como tú, una maravilla? Debes esforzarte —como todos debemos esforzarnos— por hacer el mundo digno de sus hijos.



Pau Casals