domingo, 6 de enero de 2013

CARATULA TERNURA


El Cardo y la Rosa

Cruzando Rodolfo el Valle,
Piso un cardo y una rosa;
El cardo le hirió la planta,
La flor le dejo su aroma.

 
Siempre se venga el malvado;
El bueno sufre y perdona.

 Es frecuente encontrarnos con  estas personas siempre, algunas que consideramos malas y otras diría demasiado “buenas”, al menos siempre  creí que así era hasta que luego de mucho conocer personas y tratarlas, luego de la relación de más de 2 décadas conmigo mismo, comprendo que  una sola persona juega ambos roles al mismo tiempo; hay personas que despiertan nuestra ternura inmediatamente al conocerlas, como nuestros hijos por ejemplo, por las que haríamos todos los sacrificios del mundo, dejar nuestros sueños o mejor dicho modificarlos, dejar nuestra casa, por buscar un lugar más adecuado, incluso sacrificios mucho más grandes, que implican sacrificios, cuando hablamos de temas de salud o tratamientos médicos.

Sin embargo así como amamos  infinita y profundamente también existen personas que repelemos, que no toleramos que simplemente quisiéramos que desaparecieran del planeta, ¿por qué nos sucede esto? Existe alguna explicación lógica?, he aprendido que la belleza se encuentra en la nobleza de los seres humanos, tenemos que luchar todos los días con nuestras emociones hasta lograr descartar todos los sentimientos negativos, eso nos ayudará a lograr la satisfacción personal, el éxito y la felicidad.

Los seres humanos que son nobles por naturaleza son los niños pequeños de 3, 4, 5, 6 años especialmente, perdonan con facilidad, aman con facilidad, sonríen con confianza y expresan espontáneamente  su cariño.

Dejemos que los demás se preocupen, aquellos que piensan que vivirán eternamente, que acumulen rencor, envidia, que sean infelices si desean, no dejemos que sus actitudes y acciones o comentarios nos dañen, puesto que nosotros sabemos que la vida es breve  y en el corto tiempo que existiremos no tenemos mucho para disfrutar, para reír, para amar, diría para “perdonar”, pero no es necesario perdonar, cuando no dejamos que nada nos dañe, simplemente olvidemos y continuemos viviendo.

Alcancemos nuestra libertad financiera, juguemos con nuestros hijos y visitemos lindos lugares, simplemente mira a tu alrededor y agradece  la oportunidad de existir.