miércoles, 2 de enero de 2013

FINANZAS


“La soledad no existe, lo que existe es la ausencia de compañía”,  aún en completo silencio y sin nadie a nuestro lado, no puede existir la soledad, si tenemos dentro a una persona que llena nuestros sentidos,  su imagen  al cerrar los ojos, su risa, en nuestros oídos y su ternura en nuestro corazón,  que lo llena todo, y se proyecta hacia afuera e ilumina e irradia de vida el lugar más silencioso y vacío.

Solo los niños, pueden causar ese efecto de ensordecedor bullicio, ya que es verdad, aquello de que  “la felicidad es como la neblina, cuando estas dentro; no te das cuenta”, la infancia ese tiempo primero de inocencia y de descubrir, de juegos y carreras locas, retos sin sentido, de pies descalzos y ropa desaliñada donde la imaginación es parte importante del juego diario, lo curioso es que cuando somos niños, podemos hacer partícipes a los demás niños de nuestras propias fantasías, involucrarlos en nuestro mundo interno.

Cuando vamos creciendo, algunos vamos perdiendo esa capacidad, algunos incluso dejan de utilizar la fuerza de su imaginación. Olvidamos que es la fuerza más grande que existe, la fuerza que mueve al mundo, ya que todo lo que nos rodea nació de la imaginación de un soñador, a veces vemos construcciones tan impresionantes que no podemos creer que nació de la imaginación de una persona, aun teniendo ante nuestros ojos la prueba de ello, nos negamos a creerlo, resulta muy difícil pensar que también nosotros somos capaces de crear, más si los demás pudieron, que privilegios tuvieron, que yo no goce jamás?.

Nada especial, solo no perdieron la capacidad de soñar jamás.
 


Lo que aprendí hoy es que todo puede ser capaz de ser trasmitido, todo lo que otros hacen con éxito, podemos imitarlo y mejorarlo. Hoy me dije: “estamos mal diseñados”, recién a los 30 años empezamos a tomarnos enserio la vida, pensamos en nuestras finanzas y en tener un techo, pensamos en la vejes que ya se acerca y tenemos que estar  preparados; pronto tendremos 50  y ya no habrá tiempo; ahora si todo puede ser trasmitido y legado; empecemos por dejar a nuestros niños protegidos, no solo financieramente dejemos en su cabeza nuestras experiencias, dejemos en su corazones, las lecciones de vida aprendidas, las ganas de progresar y las herramientas para hacerlo.