lunes, 9 de septiembre de 2013

DIA INTERNACIONAL DE LA PAZ: 21 de Setiembre

 
 
El 21 de septiembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Paz. La Asamblea General ha declarado que este es un día dedicado a fortalecer los ideales de la paz, tanto dentro de todos los pueblos y naciones como entre ellos. La Asamblea recordó que –como lo establece la Carta Orgánica de la UNESCO- ‘’como la guerra comienza en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres que la defensa de la paz deber ser construida’’ y que ‘’la Paz, para florecer, debe por tanto ser fundada sobre la solidaridad moral e intelectual de la humanidad’’.
 
La resolución de la Asamblea fue iniciada por el representante de Costa Rica, quien declaró que el Día Internacional de la Paz ‘’servirá como un recordatorio para todos los pueblos, que nuestra organización, con todas sus limitaciones, es un instrumento viviente al servicio de la Paz y debería servirnos a todos aquí dentro de la organización como una constante campanilla que resuena recordándonos que nuestro compromiso permanente, por sobre todos los intereses o las diferencias de cualquier clase, es la Paz. Que este día de Paz sea realmente Un Día en Paz’’.
 
El primer Día Internacional de la Paz fue observado en la sede central de las Naciones Unidas en Nueva York el 21 de septiembre de 1982, el día de la apertura del 37° año de sesión de la Asamblea General. Al comenzar la sesión, los delegados se pusieron de pie para el tradicional minuto de silencio en observancia de ese día. Desde 1983, ciudadanos de muchas naciones se unen en un minuto de silencio al mediodía en cada uno de los husos horarios, encendiendo una vela, y enviando así una onda de luz alrededor del mundo durante las 24 horas.
 
 
 
A partir del año 2001, la celebración del Día Internacional de la Paz, se celebra en todo el mundo el día del equinoccio, inicio de la primavera. En todas partes, los jóvenes están demostrando el poder de la solidaridad acercándose unos a otros y manifestándose unidos en favor del objetivo común de la dignidad y los derechos humanos. Este impulso poderoso trae consigo la posibilidad de crear un futuro en paz y democracia.