jueves, 5 de junio de 2014

MOVIMIENTOS DEL CUERPO HUMANO

Movimientos articulares del cuerpo humano Todas las articulaciones están diseñadas de diferente forma. Algunas estructuras proveen más movilidad y otras más estabilidad. El movimiento articular es esencialmente de tipo rotatorio. Podríamos definir el movimiento rotatorio como el que realiza un objeto alrededor de un eje de movimiento fijo, describiendo un movimiento curvilíneo. Los movimientos articulares no son puramente rotatorios, debido a que siempre hay un pequeño movimiento de traslación de una superficie articular sobre la otra, como sucede por ejemplo con los cóndilos del fémur y las cavidades de la tibia, los cuales se deslizan sobre los mismos a la vez que van girando. Con esto el eje de movimiento en cada punto del recorrido cambia continuamente y se da lo que conocemos como centros instantáneos de rotación.

El esqueleto Sirve de soporte de nuestro cuerpo. Está formado por huesos, articulaciones y cartílagos. Ayuda al movimiento, almacena minerales y produce las células de la sangre y su estructura protege los órganos internos.

Las articulaciones Intervienen para el desarrollo del movimiento. Son el conjunto de estructuras que permiten la unión de dos o más huesos y son fundamentales para que el esqueleto trabaje adecuadamente.

El sistema muscular El sistema muscular es con el que podemos adoptar diferentes posiciones con el cuerpo. Es responsable de que varios de los óganos muevan sustancias de un lugar a otro, como la sangre y demás fluidos corporales.

El sistema nervioso Permite el trabajo armonioso entre el esqueleto, las articulaciones y los músculos para generar movimiento. Este sistema está formado por el cerebro, la espina dorsal y los nervios. Está encargado de “transmitir” la información a través del cuerpo. También se encarga de detectar los cambios en el ambiente y como resultado a esto se dan ciertas respuestas, entre ellas el movimiento.